NUEVAS TECNOLOGIAS: Mobile World Congress

Todos sabemos que en los próximos días del 22 al 25 de febrero tendrá lugar en Barcelona  el Mobile Word Congress (MWC).

Se trata del Congreso más relevante dentro del sector de las nuevas tecnologías ya que en él se presentan de manera internacional avances e innovaciones en comunicaciones inalámbricas y móviles, aplicaciones,  softwares de última generación,  nuevos diseños de dispositivo móvil y otros soportes informáticos y de comunicación, lo que implica que las patentes tecnológicas, los diseños industriales y otros derechos de propiedad intelectual e industrial están al acceso del público y también de los mismos competidores y participantes del congreso.

Los conflictos por competencia desleal y por infracción de los derechos de propiedad intelectual e industrial son  frecuentes en este tipo de eventos en el que muchos de los  titulares de los derechos ven como sus productos que, hasta ahora eran guardados en secreto, son plagiados u objeto de competencia desleal por otras empresas.

Por este motivo , dada la avalancha de reclamaciones que se dan durante las ferias tecnológicas, los Juzgados de lo Mercantil de Barcelona han abierto el protocolo para el MWC para atender de manera preferente las solicitudes de medidas cautelares urgentes que tengan por objeto patentes tecnológicas, diseños industriales, infracción de marcas y propiedad intelectual o actos de competencia desleal y publicidad ilícita respecto a los productos y materias que se expongan o exhiban durante el congreso para que la compañía retire el producto de la exposición.

Los Juzgados de Barcelona acuerdan resolver en dos días la solicitud de las medidas cautelares sin audiencia de la parte demandada desde su entrada en el Juzgado, y en un plazo máximo de 10 días para la resolución de las medidas con señalamiento de vista (con audiencia)  desde la entrada en el Juzgado, siempre que se haya presentado un escrito preventivo.

Asimismo,  ante el temor razonable de ser objeto de una solicitud de medidas cautelares sin audiencia, se admite la presentación de escritos preventivos ante los Juzgados con la finalidad de evitar que se adopten medidas cautelares sin la audiencia del demandado, lo que permite, que pueda defenderse  exponiendo sus razones y pueda comparecer de manera inmediata en los Juzgados de lo Mercantil.

Para valorar la urgencia de las medidas sin audiencia, será determinante el comportamiento previo del demandante y la rapidez con la que haya reaccionado en el momento que conoció la supuesta infracción del competidor. De tal manera que será importante que se haya presentado las medidas cautelares con la mayor antelación posible para que de buena fe, no impida la audiencia del demandado si tuvo conocimiento con anterioridad de la posible infracción y hubiera podido presentar su solicitud con tiempo suficiente.

Este protocolo se aplica durante todo el año para cualquier congreso o feria donde estén implicados derechos de propiedad intelectual e industrial que puedan necesitar de una respuesta judicial de calidad, eficaz y dentro de un plazo razonable.

 

 

COMPETENCIA DESLEAL: Uber vs Taxistas

El Tribunal de lo Mercantil núm.. 3 de Barcelona ha decido consultar al TJUE para que se pronuncie sobre si la App UBER debe regirse por la leyes de transporte o si se trata de un negocio del ámbito de la sociedad de la información por lo que no precisa licencia para funcionar.

Hasta ahora Uber está prohibido y autorizado en distintos países de la UE pero  la decisión del TJUE tendrá fuerza de cosa juzgada por lo que será obligatoria para todos los órganos jurisdiccionales europeos. La App de Uber está en juego, no solo en algunos estados miembros sino en toda la UE.

El argumento que defiende Uber es que se trata  de una empresa de servicios de la sociedad de la información que ejerce de intermediadora entre conductores y pasajeros a través de una aplicación para móvil, con “el apoyo” de su filial española.

Por contra, la Élite Taxi le acusa de ser una “cooperadora necesaria” de una actividad que cae en la competencia desleal y el abuso de posición: “Los conductores de Uber no tienen licencia para transportar pasajeros y la compañía no paga ningún impuesto. Además, la firma se posiciona de manera fraudulenta en el mercado, propiciando que el consumo vaya hacia su lado” .

Los detractores de la App opinan que no estamos ante una “economía colaborativa” ( entendiéndose como tal: la actividad no comercial y gastos compartidos) ya que los conductores de Uber  son más bien chóferes bajo demanda, que sustituye totalmente a lo que es un taxi, que factura un importe correspondiente al trayecto sin compartir los gastos con el resto de los viajeros.

Se abre un nuevo debate porque independientemente que Uber sea ilegal o no, es cierto que existen miles de plataformas electrónicas que  emplean este modo de compartir, prestar, alquilar ya sea transporte, alojamiento, alimentación, etc.. como la plataforma holandesa dedicada a compartir comida que empezó siendo un grupo de WhatsApp y que cerrará el año con 100.000 miembros. Otras, son personas que alquilan su propio vehículo en varias  plataformas digitales  proporcionándole unos ingresos mensuales más que aceptables.

Es  obvio que la sociedad está cambiando y es obvio que las Administraciones Públicas tienen que adaptarse. El sector del taxi en España está fuertemente concentrado, existe un verdadero monopolio y no por ello los usuarios estamos más protegidos: ¿quién no se ha sentido engañado con precios abusivos o con recorridos innecesarios (especialmente turistas)?, ¿quién no considera los viajes vinculados al aeropuerto caros y controlados por estos taxis oficiales que cobran hasta por subir una maleta al guarda equipaje del coche?.  Además de que muchos taxistas subcontratan a personas que casi no conocen la ciudad ni hablan el idioma del país.

Si partimos de que la App Uber no entra dentro del concepto de “consumo colaborativo” por tener actividad comercial y fines lucrativos, ¿qué ocurre con otras plataformas digitales que comparten los gastos? ¿Es que acaso detrás de este consumo colaborativo no existe ánimo de lucro por pequeño que sea?.