DERECHO INTIMIDAD: Menores, padres y redes sociales

El Tribunal Supremo ha dictado sentencia en la que se avala que los padres vigilen las redes sociales de sus hijos .

La Sala Penal da validez a las pruebas obtenidas por una madre del acoso sexual a su hija al acceder sin permiso a su muro, priorizando la protección del menor.

Parece obvia la conclusión a la que ha llegado el TS pero no lo es cuando tenemos en cuenta que el menor, al igual que los adultos, también tienen derecho a su propia intimidad y al secreto de sus comunicaciones incluyendo el derecho a la inviolabilidad del domicilio familiar y de la correspondencia regulado en la Ley de Protección al Menor.  Ademas, la Ley de Protección de Datos permite que los chicos de 14 años puedan disponer de su propia imagen y datos incluso cederlos a terceros sin el consentimiento de sus padres.  De hecho existen redes sociales que permiten que puedan abrir cuentas con esta edad.

Sin embargo, los padres sí tenemos el derecho y la obligación de velar por la integridad de nuestros hijos por lo que sólo en los casos de que tengamos sospechas de que puedan ser víctimas de algún delito o abuso , podremos intervenir sus comunicaciones y recabar todas las pruebas para interponer la correspondiente denuncia.   Incluso si el menor se niega en facilitar esa información, puede solcitarse el auxilio del Fiscal. Esto no implica que podamos revisar todos los WhatsApp o publicaciones privadas en las redes de forma sistematica.

Una de las opciones recomendables para tener un cierto control  sobre las actividades  diarias de los hijos en Internet sin que implique un menoscabo en su privacidad, es colocar el ordenador en el salón de tal manera, los padres podrán acceder al historial de navegación de sus hijos ya que es de uso familiar y las consultas que haya hecho el menor son accesibles. Distinto es que los padres entren en su email o instalen un programa espía.

Dado que en la práctica es imposible tener un control sobre nuestros hijos ya que finalmente harán lo que les apetezca,  tenemos la obligación como padres de concenciarles e inculcarles unos valores que les permita discernir entre lo que está bien y lo que está mal.

Carmen Álvarez
-abogada-
Art&Iure Abogados

Anuncios

PROTECCIÓN DE DATOS: Ámbito doméstico

Internet se ha convertido en el medio de  comunicación principal y esencial para el comercio, educación y entretenimiento.

Si tenemos en cuenta que el 80% de la población mundial se conecta a internet y a las  redes sociales  dedicando una media de 4 horas diarias, podemos hacernos una idea de la repercusión que esta nueva era digital tiene en nuestra esfera profesional y personal . Es evidente que Internet es una herramienta a la que se le atribuyen innumerables ventajas pero también es indudable que tiene aspectos negativos. Dependerá de nosotros la utilidad que le queramos dar y la información que estemos dispuestos a ceder.

En base a esta revolución digital existen varias leyes que nos protegen como ciudadanos garantizándonos una serie de derechos para que nuestra privacidad y nuestro derecho a la autodeterminación informativa (habeas data= derecho a controlar la información que nos afecta existente en cualquier fichero publico o privado), no se vean vulnerados en toda esta vorágine virtual.

La Ley Orgánica de Protección de Datos de carácter personal se creó y desarrolló como derecho autónomo al derecho al honor e intimidad, que aunque estrechamente vinculados, tiene su propia normativa.

El concepto de dato personal se entiende como cualquier información relativa a personas físicas identificadas o identificables ( numérica, alfabética, gráfica, fotográfica, acústica o de cualquier tipo).

Por lo tanto, en el ámbito de Internet supone que un sitio web que muestre sin restricciones datos personales o bien permita recoger información de terceros (formularios, pago online, uso cookies) va estar sometida a la protección de datos.

La excepción tendrá lugar cuando el titular de una página web no tenga la consideración de prestador de servicios , esto es, la persona o sociedad que proporciona cualquier servicios normalmente a titulo oneroso o constituyan actividad económica, a distancia, por via electrónica y a petición individual del destinatario.  Por lo tanto, la excepción opera en el ámbito doméstico o personal  (TJCE “Bodil Lindqvist”) en el sentido de que no está obligado a suministrar la información que dicha ley impone, pero aún así aunque no haya ánimo de lucro y esté al margen de cualquier actividad económica , ello no significa que no tenga que cumplir con las determinaciones de la LOPD (inscripción de ficheros, consentimiento informado etc.) si va a tratar datos personales (por ej. difusión sin restricciones de datos personales).

No hay que olvidar que la información es poder y que las empresas necesitan saberlo todo de nosotros para poder controlar nuestros movimientos , para crear productos ajustados a nuestros gustos, para guiarnos sobre lo que nos interesa y lo que no . Facebook, Amazon son un claro ejemplo de ello porque conocen muy bien a los consumidores ofreciéndonos productos que queremos en el momento que nos interesa.

No obstante, esta explosión del Big Data no solamente se produce en Internet y redes sociales sino también en nuestro mundo analógico pero esto, es otro tema.

 

 

 

DERECHOS DE IMAGEN: Fotos de hijos en Internet

Son numerosas las reclamaciones de padres divorciados que ven las fotografías de sus hijos menores publicadas sin el consentimiento de uno de ellos, no sólo en las redes sociales sino también en perfiles utilizados en aplicaciones móviles como WhatsApp.

La pregunta que se plantean es que si a pesar de tener la custodia compartida puede el progenitor publicar fotografías de su hijo sin la autorización del otro. La respuesta debe ser negativa ya que  siendo la patria potestad de ambos, la   imagen es un derecho de la personalidad protegido por una ley específica, con valor absoluto como es la Ley de Protección del Honor, la intimidad y la propia Imagen. El poder de disposición de la imagen de los hijos corresponde decidirla a los dos progenitores conjuntamente, como atribución y facultad de la patria potestad, siendo que su imagen, como decía, es un derecho de la personalidad y protegido además por la Ley de Protección de Datos.

En esta misma línea, se ha pronunciado la Audiencia Provincial de Pontevedra declarando expresamente en su reciente sentencia que:

“Un padre no puede publicar fotografías de un hijo menor de edad en las redes sociales si la madre no está de acuerdo”.

Carmen Alvarez

-abogada-

Art&Iure Abogados

DERECHO A LA INTIMIDAD: Fotos en la playa

Cierto es que las playas son lugares de dominio público y por ello podemos suponer  que estamos autorizados para hacer fotografías a cualquier persona  sin vulnerar su derecho a la intimidad.

Sin embargo reiterada jurisprudencia entiende que la protección de la imagen debe extenderse también a las playas o a cualquier otro lugar público donde la imagen de una persona aparezca en primer plano (salvo que sea personaje público y la información sea de interes) y por tanto sea perfectamente reconocible .

Así de clara es la Sentencia del Tribunal Supremo de 28 de mayo de 2007 que reconoce : “La protección del derecho a la imagen ex art. 7.5 de la LO 1/1982 se extiende a los supuestos en que se capte la fotografía en una playa o en otro lugar público, sin consentimiento de la persona fotografiada”.

¿Esto significa que no puedo realizar fotografías a personas cuando están en un parque público o haciendo cola para ir al teatro?.  Sí, pero con muchos matices ya que sólo podrán publicarse  cuando esas personas no aparezcan en la foto como objeto principal de la información o como elemento destacable y sólo sean meramente accesorias cuando se quiera informar sobre un acontecimiento de interés público (manifestación, concierto…).

Es evidente que si la persona en cuestión no es reconocible ( no sólo debemos limitarnos a su rostro sino también a cualquier parte de su cuerpo que la haga identificable – figura, tatuaje, voz-) no estamos vulnerando su derecho a la intimidad a pesar de que no estemos ante un suceso de interés público.

Muchas editoriales cuando publican fotografías de personajes públicos haciendo topless en la playa alegan la prevalencia del derecho a la información sobre el derecho a la intimidad pero lo cierto es que a pesar de que muchas demandas de famosos son desestimadas por entenderse que estaban en un lugar público, ahora los Tribunales valoran la existencia de intromisión a la intimidad y propia imagen del famoso que se encuentre en una playa poco concurrida o de dificil acceso (aunque no sea nudista) ya que demuestra la voluntad del personaje de sustraerse de la curiosidad ajena y desenvolverse libremente en un ámbito de privacidad.

Carmen Alvarez
-abogada-
Art&Iure Abogados

DERECHO AL HONOR: Registro de morosos

Ya es habitual que los Tribunales estimen como intromisión ilegítima contra el derecho al honor la inclusión de los datos de un usuario en los Registros de morosos por parte de las compañías teléfonicas.

Un ejemplo es la sentencia actual del Tribunal Supremo que condena a Vodafone a indemnizar a un usuario por importe de  10.000 euros por haber estado 300 días en dicho registro, y que le impidió  poder contratar el ADSL.

Lamentablemente es práctica habitual que estas compañías presionen a clientes a pagar cantidades no debidas o excesivas a cambio de no incluirlas en ningun registro de morosos y a no demandarles . No obstante todo esto forma parte de una deplorable estrategia de las operadoras -en ocasiones tipificable en nuestro Código Penal además de atentar contra el honor- para poder cobrar cantidades de dinero que a priori, saben que no son exigibles pero que realmente son efectivas ya que muchos usuarios, sea por ignorancia o por temor a involucrarse en un pleito, ceden a este tipo de pretensiones.

Carmen Alvarez
-abogada-
Art&Iure Abogados

VENDER FOTOS DE INSTAGRAM

El fotógrafo Richard Prince vendió fotos ajenas obtenidas de Instagram por 90.000 dolares cada una, sin tener el consentimiento de los autores originales.

Instagram se ha ofrecido para tomar mas medidas legales oportunas contra aquellos que vulneren los derechos de autor.

El hecho de que un usuario exhiba públicamente sus fotos en las redes sociales no da derecho a que se comercialice por terceros sin la debida autorización de su autor ya sean obras fotográficas como meras fotografías al estar también protegidas en la Ley de Propiedad Intelectual

Carmen Alvarez
-abogada-
Art&Iure Abogados