DERECHOS DE IMAGEN: Fotos de hijos en Internet

Son numerosas las reclamaciones de padres divorciados que ven las fotografías de sus hijos menores publicadas sin el consentimiento de uno de ellos, no sólo en las redes sociales sino también en perfiles utilizados en aplicaciones móviles como WhatsApp.

La pregunta que se plantean es que si a pesar de tener la custodia compartida puede el progenitor publicar fotografías de su hijo sin la autorización del otro. La respuesta debe ser negativa ya que  siendo la patria potestad de ambos, la   imagen es un derecho de la personalidad protegido por una ley específica, con valor absoluto como es la Ley de Protección del Honor, la intimidad y la propia Imagen. El poder de disposición de la imagen de los hijos corresponde decidirla a los dos progenitores conjuntamente, como atribución y facultad de la patria potestad, siendo que su imagen, como decía, es un derecho de la personalidad y protegido además por la Ley de Protección de Datos.

En esta misma línea, se ha pronunciado la Audiencia Provincial de Pontevedra declarando expresamente en su reciente sentencia que:

“Un padre no puede publicar fotografías de un hijo menor de edad en las redes sociales si la madre no está de acuerdo”.

Carmen Alvarez

-abogada-

Art&Iure Abogados

DERECHO A LA INTIMIDAD: Fotos en la playa

Cierto es que las playas son lugares de dominio público y por ello podemos suponer  que estamos autorizados para hacer fotografías a cualquier persona  sin vulnerar su derecho a la intimidad.

Sin embargo reiterada jurisprudencia entiende que la protección de la imagen debe extenderse también a las playas o a cualquier otro lugar público donde la imagen de una persona aparezca en primer plano (salvo que sea personaje público y la información sea de interes) y por tanto sea perfectamente reconocible .

Así de clara es la Sentencia del Tribunal Supremo de 28 de mayo de 2007 que reconoce : “La protección del derecho a la imagen ex art. 7.5 de la LO 1/1982 se extiende a los supuestos en que se capte la fotografía en una playa o en otro lugar público, sin consentimiento de la persona fotografiada”.

¿Esto significa que no puedo realizar fotografías a personas cuando están en un parque público o haciendo cola para ir al teatro?.  Sí, pero con muchos matices ya que sólo podrán publicarse  cuando esas personas no aparezcan en la foto como objeto principal de la información o como elemento destacable y sólo sean meramente accesorias cuando se quiera informar sobre un acontecimiento de interés público (manifestación, concierto…).

Es evidente que si la persona en cuestión no es reconocible ( no sólo debemos limitarnos a su rostro sino también a cualquier parte de su cuerpo que la haga identificable – figura, tatuaje, voz-) no estamos vulnerando su derecho a la intimidad a pesar de que no estemos ante un suceso de interés público.

Muchas editoriales cuando publican fotografías de personajes públicos haciendo topless en la playa alegan la prevalencia del derecho a la información sobre el derecho a la intimidad pero lo cierto es que a pesar de que muchas demandas de famosos son desestimadas por entenderse que estaban en un lugar público, ahora los Tribunales valoran la existencia de intromisión a la intimidad y propia imagen del famoso que se encuentre en una playa poco concurrida o de dificil acceso (aunque no sea nudista) ya que demuestra la voluntad del personaje de sustraerse de la curiosidad ajena y desenvolverse libremente en un ámbito de privacidad.

Carmen Alvarez
-abogada-
Art&Iure Abogados

DERECHO AL HONOR: Registro de morosos

Ya es habitual que los Tribunales estimen como intromisión ilegítima contra el derecho al honor la inclusión de los datos de un usuario en los Registros de morosos por parte de las compañías teléfonicas.

Un ejemplo es la sentencia actual del Tribunal Supremo que condena a Vodafone a indemnizar a un usuario por importe de  10.000 euros por haber estado 300 días en dicho registro, y que le impidió  poder contratar el ADSL.

Lamentablemente es práctica habitual que estas compañías presionen a clientes a pagar cantidades no debidas o excesivas a cambio de no incluirlas en ningun registro de morosos y a no demandarles . No obstante todo esto forma parte de una deplorable estrategia de las operadoras -en ocasiones tipificable en nuestro Código Penal además de atentar contra el honor- para poder cobrar cantidades de dinero que a priori, saben que no son exigibles pero que realmente son efectivas ya que muchos usuarios, sea por ignorancia o por temor a involucrarse en un pleito, ceden a este tipo de pretensiones.

Carmen Alvarez
-abogada-
Art&Iure Abogados